11 mayo, 2019

«Off the Record»

Lo que se dice en privado, pero no se quiere hacer público. Es decir: lo que realmente se sabe, se siente o se piensa, pero que se considera que puede perjudicar de alguna manera a quien solamente está dispuesto a expresarlo en privado (sin grabadora), es decir: «Off the Record«.

A propósito del Máster en Psicología General Sanitaria, MPGS, cada vez más personas, entre las que se encuentran algunas que lo propusieron y colaboraron en su diseño, RECONOCEN ahora en privado que su creación fue un error. La realidad es que los Ministerios de Sanidad y de Educación se sorprendieron por la solicitud-exigencia de Universidades y Consejo Estatal de la Psicología para su creación. La intención del Ministerio de Sanidad al crear la titulación oficial de Especialista en Psicología Clínica era simplemente regular la presencia en los Hospitales de los Psicólogos como Facultativos. Nadie en las Administraciones estaba por discutir el papel de los demás graduados y licenciados en la práctica privada. Durante decenas de años los Colegios de Psicólogos supervisaron la práctica profesional de los colegiados de acuerdo al Código Deontológico y todo funcionaba a la perfección. Ahora, quienes más enérgicamente demandaron el título de MPGS, reconocen que, lejos de mejorar la situación de los profesionales y de la población, lo que ha hecho es «partir en tres a la profesión» sin beneficio alguno para la población. Siempre se puede sacar provecho de todo y así lo están haciendo las Universidades Públicas (mantienen plantillas de profesores) y las Privadas, que incrementan sus legítimos beneficios. Y, lo más curioso, es que nadie dice nada de esto «en público» y no se toman medidas para resolver la situación creada.

También se comenta en círculos profesionales y universitarios cómo es posible que los Colegios Profesionales que deben velar por la calidad de la prestación de servicios a la población avalen con la publicidad o la organización de cursos o expertos sobre Técnicas que no han puesto inequívocamente su eficacia para resolver situaciones problemáticas de la población. Algo similar a la ausencia de acciones sancionadoras con profesionales colegiados que publicitan la práctica de «pseudoterapias». No es necesario que el Ministerio de Sanidad intervenga, los Colegios Profesionales, encargados de garantizar la práctica deontológica, pueden tomar medidas eficaces. Pero no lo hacen…

Y, ¿qué están haciendo algunas entidades públicas de formación promoviendo entre los estudiantes de grado o titulados el uso de prácticas profesionales más esotéricas que de fundamento científico? ?cómo una Universidad puede amparar estos cursos y no enseñar a discriminar lo válido y fiable de lo falsado y de nula fiabilidad) [la técnica de la caja de arena, un mercado en auge en el siglo XXI]

Si te parece que puede ser útil difundir alguna falacia, desmontar un mito o denunciar algo perjudicial para los profesionales, puedes escribirnos o contactar con nosotros. Lo publicaremos «off the record».